FUERZA PARA HACER AMIGOS

Dentro de nosotros existen dos naturalezas luchando entre sí para obtener el control de nuestra vida. El enemigo hará todo lo que pueda para que la naturaleza pecaminosa venga y nos empuje al pecado. El blanco al cual apunta es a nuestra mente porque ella constituye y representa nuestra voluntad. El territorio de nuestra mente es el campo de batalla. Si logra conquistar nuestra mente, conquistará nuestra vida.

Por eso hará todo lo posible y lo imposible para capturarla. Usará drogas, alcohol, cigarrillo, sexo, teorías y filosofías. No importa el método, no importa la hora, no importa el precio.

Su lema es vencer, derrotar y arruinar. Tu mismo descubrirás que la lucha no es fácil, que hay momentos en tu vida en que te sientes como una pequeña planta en medio del desierto intentando resistir el huracán que te llevará a la destrucción.

¿Qué hacer? ¿Tiene Dios alguna solución?

Claro que la tiene. San Pablo dice: “Quiero recordarles que ustedes deben ser fortalecidos con el inmenso poder del señor. Vístanse de toda la armadura de Dios, a fin de que puedan permanecer a salvo de las tácticas y de las artimañas de Satanás.

Porque nosotros no estamos luchando contra  gente hecha de carne y sangre, sino contra personas sin cuerpo, los reyes malignos del mundo invisible, esos poderes satánicos y grandes príncipes malignos de las tinieblas”. ¿Lo ves? Podemos ser revestidos del poder de Dios.Cuando la tentación te asalte, trata de pensar en otra cosa. Hay una ley física que dice que un espacio vacío sólo puede ser ocupado por un cuerpo al mismo tiempo.

Autor: Miguel Angel Peña Contreras

Bibliografía: “Conocer a Jesús es todo”, Pág. 65. Cap. 6.

Advertisements